?>

Memorial José María Velasco Ibarra

 

Memorial José María Velasco Ibarra
299 1538, 299 1700 ext. 1710
  szapatal@puce.edu.ec
 cc@puce.edu.ec
   

 

Pretende destacar la personalidad, la trayectoria política y la obra de este polémico personaje histórico de la nación.

Su creación fue posible gracias a la donación de importantes documentos, fotografías, condecoraciones y objetos personales por parte de coidearios, familiares, amigos y seguidores del doctor Velasco Ibarra, en particular la señora Victoria Samaniego de Salazar, secretaria privada durante su cuarta magistratura; los doctores Pedro Velasco Espinosa y Jaime Acosta Espinosa, la señora Zoila Yánez de Carrillo educadora y dirigente velasquista y el señor Luis Salas Mancheno, dirigente transportista entre otros. Algunas fotografías fueron adquiridas al Archivo Histórico del Banco Central del Ecuador.

Orador insuperable, José María Velasco Ibarra arrastraba a las masas, a la "chusma" representada por gente de todos los sectores de la población: artesanos, obreros, choferes, agricultores, entre otros. Orientó sus esfuerzos al cumplimiento de dos grandes objetivos: el mejoramiento de la educación y la comunicación vial en el país. A él se debe la suscripción del decreto para la creación de universidades particulares entre las cuales destaca la Universidad Católica del Ecuador, primera institución privada de educación superior, que habría de iniciar sus labores como Universidad Católica de Quito el 4 de noviembre de 1946 hasta el 24 de enero de 1954, fecha en la que se trasladó al campus que ocupa en la actualidad. En 1963 la Santa Sede otorga a esta institución el título de Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

En cuanto al plan vial, el proyecto incluía la construcción de carreteras y el mejoramiento de las ya existentes, como la Durán-Tambo, Girón-Pasaje, Babahoy-Quevedo, Santo Domingo-Quinindé, Papallacta-Lago Agrio y Cajabamba Pallatanga-Bucay.

José María Velasco Ibarra murió en Quito en 1979, poco tiempo después de su segunda esposa Corina Parral. Con él desaparece el velasquismo como movimiento político pero su recuerdo sigue presente en la memoria de los ecuatorianos.